Hombre de a pie

abril 12, 2010

LA EDUCACIÓN TRASCENDENTAL

Filed under: Opiniones — hombredeapie @ 8:14 am
Tags: , , , , , , , ,

Cuando yo era un niño mi hermana mayor me enseñó una poesía, que transcribo en parte

No me mueve, mi Dios, para quererte,
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.
…………………
Muéveme en fin, tu amor, y en tal manera
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno te temiera.

Esos eran los tres pilares de la educación: miedo al infierno, el cielo como premio y el ejemplo del amor.

En el colegio en que estudié cuando era pequeño, se nos recordaba constantemente que teníamos que ser buenos para no ir al infierno. Era una parte muy importante de las enseñanzas religiosas que recibimos. El castigo del infierno era más importante que el premio del cielo que podíamos ganar si éramos buenos.

Pasados unos años y ya de joven algunos pensábamos en el cielo como un lugar libre de las cosas malas que veíamos a nuestro alrededor. El mundo era en aquellos años, social y políticamente convulso y el cielo era como una imagen a alcanzar para el mundo ideal que soñábamos.

Pasó la niñez y la juventud y aquellos pensamientos del cielo y el infierno pasaron a un segundo plano. Para mí quedó “su amor” para moverme en este mundo.

Creo que aunque en nuestra sociedad actual, el cielo y el infierno mueve sólo a unos pocos, el amor de mucha gente va abriendo caminos en una civilización cada vez más empática.

Hay sin embargo una gran mayoría sin el menor sentido de transcendencia. Diferentes componentes materiales, han dado un tinte especial a aquellos móviles trascendentales y su resultado es gente que sólo se mueve en función de intereses que repercuten en beneficios materiales para su persona. El cielo es ahora para muchos algo que se puede alcanzar con dinero. Con dinero, ellos piensan que pueden incluso comprar salud y amor cuando les falte.

Es probable que sea necesaria una educación trascendental para lograr un mundo de paz y armonía. Sin un sentido de trascendencia, los actos carecen de importancia y es por eso que vemos a diario, conductas relacionadas con sexo, dinero o poder que solamente se pueden explicar si los protagonistas carecen del sentido trascendental de sus actos.

Una educación trascendental no solamente en las escuelas sino también por parte de los gobiernos y medios de comunicación, es totalmente necesaria. Encontrar un sentido a la existencia es una realidad primaria, es la característica más original del ser humano. El hombre necesita experimentar que su vida forma parte de una misión más grande que trascienda el tiempo y el espacio. Sentir que la vida forma parte de esos proyectos, genera actitudes generosas y ese amor une a los hombres. Los proyectos sin el sentido de trascendencia que solamente benefician materialmente, crean seres egoísta y sin solidaridad que fragmentan al mundo.

Anuncios

8 comentarios »

  1. Lo de hoy son palabras mayores. El tema es discutido y discutible. Personalmente discrepo un poquito con el pensamiento de hoy; no me entra bien eso de la trascendencia porque de todos los que piensan en ella, unos la aceptan sin titubeos, otros con tibieza, otros la niegan de forma beligerante y una última parte nada despreciable pasa olímpicamente del tema; por ello creo que es necesario encontrar unos valores éticos simplemente humanos que obliguen moralmente sin necesidad de pensar en la trascendencia.
    Bueno, no sé si me he hecho un pequeño lío y después de leer lo escrito he estado a punto de borrarlo y dejarlo estar, pero ¡que puñetas!, después de hecha la faena la envío y que me discuta otro que para eso estamos.

    Comentario por Oyente — abril 12, 2010 @ 6:03 pm | Responder

    • Gracias, Oyente y Salva, por vuestros comentarios.
      La trascendencia no está reñida con nadie y es importante para todos. Es cierto que unos la aceptan sin titubeos, otros con tibieza, otros la niegan de forma beligerante y una última parte nada despreciable pasa olímpicamente del tema. La trascendencia debe estar presente en la educaciónj y de esta forma dar sentido a los que creen en el más allá y también hacernos a todos más conscientes de nuestros actos y recordarnos que lo que hacemos aquí afecta a los que viven en las antípodas.

      Comentario por hombredeapie — abril 13, 2010 @ 6:53 am | Responder

  2. Es cierto.
    Hombre de a pie te has puesto trascendente,(nunca mejor dicho). Como dice el “oyente” esto son palabras mayores.
    Casi te diria que estoy mas con el, que contigo. Es mas facil educar con “unos valores éticos simplemente humanos” (sic)y bastaria con ello para lograr los fines que pretendes. Y no habria que poner de acuerdo a todo el mundo en si trascendencia o no.
    En fin , a estas horas , tampoco da para mas reflexiones.
    Pero que bueno es ver que al menos dos, tu y el oyente, os molestais en decir algo en este entorno generalmente intrascendente.
    Un saludo

    Comentario por Salva — abril 12, 2010 @ 10:38 pm | Responder

  3. He leido tu articulo pero adrede no leí los comentarios para no mediatizar mi idea.(desde luego que los leeré despues)
    Por todo lo que te he leido me parece que los dos caminamos en la misma onda pero en cuanto a la trascendencia a mi me perece que es una reminiscencia de la educacion sufrida(de padres y educadores)que en estos momentos prefiero olvidar algunas enseñanzas. El amor hacia los demas entendido como servicio me parece suficiente como premio y el infierno será nuestra propia conciencia la que nos demande por una mala actuacion social.
    Alguien que no recuerdo como se llama decía que “La ultima norma de conducta es la de nuestra propia conciencia”.
    La trascendencia, tal y como lo plantean algunos, es aquello que va mas alla de los limites naturales. Dada mi falta de creencias religiosas de todo tipo, en este momento, no veo la necesidad de hacer algo que se vaya a premiar o castigar despues de los limites naturales de la vida. En definitiva, para mi, no hay mas allá.
    saludos.

    Comentario por Miguel — abril 13, 2010 @ 9:13 pm | Responder

  4. Después de leer el texto y los comentarios me es dificil definir exáctamente cual es mi opinión. Desde luego no veo necesario encontrar un sentido trascentendal a la vida, y si bien al creyente, o simplemente al que da un sentido trascendente a la vida, le resulta más fácil y con más sentido “una misión más grande que trascienda el tiempo y el espacio” (sic), estoy convencido que no hace falta ese sentido trascendental, sino la propia conciencia para comportamientos y actitudes humanas tan justas y solidarias como las de cualquier creyente en un Dios o un Ser que trasciende sobre todos nosotros.
    Me pregunto muchas veces, ¿Dios creó al hombre o el hombre creó a Dios?

    Comentario por José — abril 21, 2010 @ 3:47 pm | Responder

  5. Estimado amigo
    me has pedido un comentario, te prometo que lo hare. Algunas cosas estoy de acuerdo otras no. pero nada hay que no pueda hablarse, algo que hoy no se entiende, llamado dialogo y que lleva a que muchos se enfrenten. gracias por tu invitacion.

    antonio tapia

    Comentario por antonio tapia garcia — junio 12, 2010 @ 9:14 am | Responder

  6. Hola,
    es un tema complicado, puesto que por un lado estarían los creyentes y por otro los ateos…El que cree en Dios piensa en una vida después de la muerte; una vida de premios y castigos según lo que haya hecho en esta vida.
    Y el ateo pues como no cree en nada, pues no creo que piense mucho en su vida después de la muerte.
    Ser bueno o malo o solidario con los demás depende de cada cual. Pero querer ser bueno en este mundo para no ir al infierno ¿? da que pensar…. Pues en realidad esa persona no es que sea “buena”, es solamente que lo hace para ganarse un puesto en el cielo ;-), así que no sabría que pensar de ella…
    Es mejor ser buena persona solo por el hecho de serlo, sin esperar nada a cambio.

    Comentario por vangelisa — junio 20, 2010 @ 5:50 pm | Responder

  7. Creo que todos deberiamos reflexionar sobre nuestras propias ideas e intentar sacar lo mejor de nosotros mismos.

    Comentario por Mª. Teresa — noviembre 22, 2010 @ 7:35 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: