Hombre de a pie

abril 26, 2010

UNA ECONOMÍA ALTRUISTA

Filed under: Libros — hombredeapie @ 9:15 am
Tags: , , ,

El crecimiento del nivel de vida en nuestra sociedad ha sido muy grande en los últimos cincuenta años. Este crecimiento ha supuesto un aumento del consumo de bienes materiales y un aumento de prestación sociales.
El aumento del consumo y de las prestaciones parece imparable pero existe la necesidad de cambios de comportamiento personal y optimización de recursos si queremos que pueda continuar y que llegue a toda la población mundial.
Nadie quiere volver a tener que ir comprar la leche diariamente con una lechera de aluminio como algunos lo hicimos de pequeños o acudir al barbero del pueblo para la extracción de una muela.

Como decía la canción
“Todos queremos más y más y más y mucho más
el pobre quiere más, el rico mucho más
y nadie con su suerte se quiere conformar”

¿Es esto posible con la economía egoísta o se necesitan nuevos modelos de economías altruistas?

He leído hace una semana el libro “Por una economía altruista” de Enrique Lluch Frechina (ed. PPC CRUCE): El autor comenta, de forma sencilla y amena, diferentes aspectos de las bases de la economía y el mundo de la publicidad y propone ideas altruistas alternativas a la economía egoísta.

En el libro, al hablar del consumo se comenta que no es solamente una acción encaminada a obtener cosas que necesitamos, sino que salir de compras puede ser una terapia para muchos que les permite evadirse de su estado de abatimiento y preocupaciones. Cuenta el autor que en una visita a Mozambique y en una zona rural muy pobre, la esposa de un cooperante decía que precisaba salir y visitar al menos una vez al mes un centro comercial que estaba a algo más de 2 horas por autopista y que necesitaba pasear por ese gran centro comercial para tranquilizarse viendo escaparates y comprando algo prescindible.

El consumo no es siempre comprar lo que necesitamos y puede ser una patología. Vemos a gente con hábitos de consumo patológicos: necesito fumar, necesito trabajar, necesito jugarme en el dinero en lotería.

El consumo frecuente no ha sido siempre así y no lo es en otras partes del mundo más pobres y en las que ir a comprar es una cosa esporádica. Sin embargo en la actualidad somos muchas veces compradores de cosas que no reportan utilidad y estamos dentro de ese mercado en el que, mas que ciudadanos, somos consumidores y muchas veces compradores compulsivos empujados por políticas publicitarias que fomentan el comprar por comprar con el eslogan, bendita impulsividad.

Cambiamos de automóvil, de teléfono móvil, de ropa. No esperamos a que se estropeen. Las nuevas modas nos impulsan a cambiar y no reparamos que generamos basura innecesaria. Las estrategias de los publicistas fuerzan a un consumimos rápido y en abundancia no sea que se acabe. La impresión de escasez está muchas veces presente en la mente de los consumidores. Pocas veces se piensa en términos de planificar y ahorrar y cuando se tenga dinero comprar lo que se necesite. Se pide un préstamo y se empieza a disfrutar en el momento. Frente a estas conductas el autor habla en el último capítulo de propuestas y realidades ya en marcha de economías altruistas.

Después de la lectura del libro surgen preguntas:
¿Podemos seguir consumiendo al ritmo actual por mucho tiempo?
¿Existe una banca social, sostenible, alternativa o responsable, como alternativa a la banca egoísta que ha causado la actual crisis?
¿Es posible la creación de empresas que sean propiedad de los trabajadores? ¿Qué opinan algunos empresarios sobre esta nueva alternativa?

Anuncios

2 comentarios »

  1. No hace muchos años, la compra de la ropa o la vajilla se hacía una vez al año en las ferias de pueblos y ciudades. Acostumbrarse a comprar sólo lo estrictamente necesario es un esfuerzo saludable altamente recomendable para todos. Es verdad que muchos vamos de compras sólo para pasar el rato y con frecuencia compramos lo superfluo. Yo, personalmente, con lo que me gasto lo que no debería es con mis aficiones preferidas, libros y manualidades. En fin que te agradezco el artículo para que me sirva de recordatorio la próxima vez que saya al Corte Inglés.

    Comentario por Jesús — abril 26, 2010 @ 9:46 am | Responder

  2. El tema de hoy es de los bonitos e interesantes, yo soy de los que creen que este ritmo de consumo en las sociedades industrializadas no es sostenible a largo plazo, pero de verdad que el asunto me parece de los muy complicados.
    Todo ese entramado que los que dicen que entienden llaman tejido industrial es como un conjunto de ruedas dentadas engranadas unas con otras sin solución de continuidad, de forma que ninguna de ellas puede parar pues se iría al garete todo como si de un castillo de naipes se tratara. Tan es así que en cuanto un determinado sector flaquea, inmediatamente acude el resto en su ayuda con subvenciones, incentivos al consumo, etc. Hoy mismo las noticias de todos los telediarios nos hablan de la preocupante situación de Grecia
    Ultimamente tengo la sensación de que todos vamos como esas personas que dan rápidos pasos después de tropezar inmediatamente antes de caerse….pero bueno….volviendo al tema y como anécdota diré que con los muebles que veo por los contenedores de cualquier barrio podríamos amueblar casi al completo un pisito de tipo medio.
    El resto de las preguntas que te haces yo también me las hago, pero no se me ocurre la respuesta. A ver si algún contertulio nos da alguna opinión. Un saludo

    Comentario por Oyente — abril 27, 2010 @ 9:36 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: