Hombre de a pie

septiembre 25, 2010

MOMENTOS DE TERROR

Filed under: Relatos — hombredeapie @ 8:06 am
Tags: , ,

Acababan de llegar a un país extranjero y habían alquilado un piso en la cuarta planta de un edificio de veinte alturas. El padre, con un niño de cinco años y un bebé de un año, se adelantó hasta el ascensor de la finca. La madre con la niña iba mucho más atrás. El padre pulsó el botón para llamar al ascensor. La puerta se abrió rápidamente y el niño entró en él. El padre tuvo alguna dificultad en hacer avanzar el cochecito con el bebé para entrar en el ascensor y vio cómo la puerta se cerraba.


El ascensor estaba programado para cerrar puertas en unos segundos si la célula fotoeléctrica de la puerta no detectada la entrada de otra persona y con rapidez subir al piso 20 si no se pulsaba algún otro piso desde el interior.

Sin poder hacer nada, el padre pudo ver cómo en la pantalla se mostraba que el ascensor llegaba al piso 20. Pulsó el botón para que el ascensor bajara a la planta baja. De nuevo en la pantalla los mismos números iban cambiando 19 18 17 16……. El ascensor llegó a la planta baja. La puerta se abrió y no había nadie dentro. El padre empujó el cochecito con el bebé y pulsó el número 20. Los números de la pantalla iban cambiando otra vez, nuevos números 1 2 3 4 ……Los segundos parecían horas. El tiempo en ocasiones parece una eternidad. En la pantalla apareció el número 20. La puerta se abrió y allí estaba el niño, con el miedo en su rostro y las lágrimas aflorando en sus ojos.

Anuncios

5 comentarios »

  1. me hubiese gustado vivir en un mundo sin edificios de 20 alturas ni ascensores ni células fotoeléctricas…

    Comentario por fer — septiembre 25, 2010 @ 9:32 pm | Responder

  2. que pánico! a veces la tecnología da miedo.
    muy buen relato.

    Comentario por vangelisa — septiembre 26, 2010 @ 9:32 am | Responder

  3. ¿Imaginacion o es relato de un hecho real? En ambos casos mereces la enhorabuena.
    Lo siento por fer, pero a mi me gustan los ascensores.

    Comentario por Salva — septiembre 26, 2010 @ 5:06 pm | Responder

  4. No me esperaba para nada el final, mantienes bien la intriga y lo has logrado con algo sencillo. Te animo a narrar historias de mayor envergadura, aunque no las destines al blog. Un saludo,
    MP.

    Comentario por Marta Pilar — septiembre 29, 2010 @ 8:31 am | Responder

  5. Vaya momentos de angustia que tuvieron que pasar!.
    Saludos

    Comentario por Mª. Teresa — noviembre 24, 2010 @ 8:02 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: