Hombre de a pie

noviembre 19, 2010

FELICIDADES MAMÁ

Filed under: Opiniones — hombredeapie @ 12:33 pm
Tags: , , ,

Hace unos días celebré mi cumpleaños. Me acordé ese día de muchas de las celebraciones de hace años y en las que en todas ellas, familia y amigos me deseaban felicidad. Eran fiestas en las que yo sentía haber alcanzado un año más de existencia, con los consiguientes logros y éxitos personales y profesionales. La felicitación era siempre a mi persona.

Ahora que mi madre ya no está aquí, pienso que en las fiestas de cumpleaños yo tenía que haberle dicho: Felicidades mamá.

Mi madre y mi padre, fueron en realidad los protagonistas de cada fiesta de cumpleaños. Eran ellos los que con su trabajo y sacrificios hicieron posible que aquel niño pudiera celebrar fiestas y fiestas de cumpleaños.

Ahora pasados muchos años y cuando ya no están aquí para acompañarme en ese día, noto su falta como un vacío en el alma.

Aquellos de los que recibí los besos más dulces y los abrazos más tiernos, no me acompañarán más en mis próximos cumpleaños.

Qué lástima, que cuando alcanzamos algún éxito y nos sentimos personalmente orgullosos por ello, olvidemos tantas veces que también es a los otros a los que hay que felicitar. Qué lástima que no seamos generalmente conscientes de nuestra ingratitud con ellos.

mayo 17, 2010

FELIZ CUMPLEAÑOS

Filed under: Opiniones — hombredeapie @ 2:49 pm
Tags: , , , , ,

Anteayer estuve en una celebración de cumpleaños. Una niña y un niño, unos mellizos preciosos, que cumplían dos años. Allí estaban ellos, comiendo dulces y tratando de apagar las velas de la tarta y rodeados por el cariño de los padres, abuelos, tíos y primos.

Al verlos pensé en la imagen de dos arbolitos que empezaban a crecer. Al igual que los árboles crecen alimentándose de los nutrientes materiales del suelo con sus raíces internas y utilizan también sus ramas y hojas para crecer con la luz del sol, del aire y de la lluvia, ellos también crecerían con los alimentos materiales y la interacción con los miembros de la familia, los amigos del colegio, el trabajo y la sociedad.

Es cierto que su crecimiento tendría un entorno diferente del que hubieran tenido 60 años atrás, no solamente en cuanto a medios materiales y asistencia sanitaria, sino también en cuanto a factores sociales y espirituales en una sociedad que cambia constantemente.

Crecerían en un mundo que no acababa en los Pirineos, sino un mundo globalizado, con una nube tóxica que paraliza los aeropuertos, vertidos de petróleo que hacen peligrar los ecosistemas del mundo y una economía que dirige y controla las naciones.

Viendo a estos niños, pensé en otros muchos que pasan hambre, que no disponen de atención sanitaria, que nacen en el seno de familias rotas, sin acceso a la educación y en sociedades de países en guerra. Es cierto que los genes de los padres marcan el físico, la salud y la inteligencia de los hijos, pero verdaderamente resulta injusto que su dinero o el lugar de nacimiento condicionen de tal manera el crecimiento de un niño que se produzcan las desigualdades que existen en nuestras sociedades.

Los gobiernos proclaman en sus programas electorales que lucharán por un mundo justo y sin embargo crean desigualdades de base, que generan sociedades injustas con gente que lo tiene todo desde su nacimiento con todos los medios y todas las oportunidades para crecer y otros, a los que se les niega hasta lo más básico.

Cuando veo a alguien con una postura arrogante, altiva, llena de orgullo o hablando en tono superior, siempre pienso que no es consciente de que probablemente tuvo ventajas en la línea de salida en la carrera de la vida.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.