Hombre de a pie

abril 12, 2010

LA EDUCACIÓN TRASCENDENTAL

Filed under: Opiniones — hombredeapie @ 8:14 am
Tags: , , , , , , , ,

Cuando yo era un niño mi hermana mayor me enseñó una poesía, que transcribo en parte

No me mueve, mi Dios, para quererte,
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.
…………………
Muéveme en fin, tu amor, y en tal manera
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno te temiera.

Esos eran los tres pilares de la educación: miedo al infierno, el cielo como premio y el ejemplo del amor.

En el colegio en que estudié cuando era pequeño, se nos recordaba constantemente que teníamos que ser buenos para no ir al infierno. Era una parte muy importante de las enseñanzas religiosas que recibimos. El castigo del infierno era más importante que el premio del cielo que podíamos ganar si éramos buenos.

Pasados unos años y ya de joven algunos pensábamos en el cielo como un lugar libre de las cosas malas que veíamos a nuestro alrededor. El mundo era en aquellos años, social y políticamente convulso y el cielo era como una imagen a alcanzar para el mundo ideal que soñábamos.

Pasó la niñez y la juventud y aquellos pensamientos del cielo y el infierno pasaron a un segundo plano. Para mí quedó “su amor” para moverme en este mundo.

Creo que aunque en nuestra sociedad actual, el cielo y el infierno mueve sólo a unos pocos, el amor de mucha gente va abriendo caminos en una civilización cada vez más empática.

Hay sin embargo una gran mayoría sin el menor sentido de transcendencia. Diferentes componentes materiales, han dado un tinte especial a aquellos móviles trascendentales y su resultado es gente que sólo se mueve en función de intereses que repercuten en beneficios materiales para su persona. El cielo es ahora para muchos algo que se puede alcanzar con dinero. Con dinero, ellos piensan que pueden incluso comprar salud y amor cuando les falte.

Es probable que sea necesaria una educación trascendental para lograr un mundo de paz y armonía. Sin un sentido de trascendencia, los actos carecen de importancia y es por eso que vemos a diario, conductas relacionadas con sexo, dinero o poder que solamente se pueden explicar si los protagonistas carecen del sentido trascendental de sus actos.

Una educación trascendental no solamente en las escuelas sino también por parte de los gobiernos y medios de comunicación, es totalmente necesaria. Encontrar un sentido a la existencia es una realidad primaria, es la característica más original del ser humano. El hombre necesita experimentar que su vida forma parte de una misión más grande que trascienda el tiempo y el espacio. Sentir que la vida forma parte de esos proyectos, genera actitudes generosas y ese amor une a los hombres. Los proyectos sin el sentido de trascendencia que solamente benefician materialmente, crean seres egoísta y sin solidaridad que fragmentan al mundo.

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.