Hombre de a pie

noviembre 22, 2010

DISCURSOS ELECTORALES VACÍOS

Ver a los políticos es para deprimirse.

¿Por qué dices eso Juan?

Lo digo Juan, porque no hay nada más triste que escuchar a personas de las que esperas mensajes de salvación y cada vez que las oyes te das cuenta que todo su esfuerzo consiste en salvarse a sí mismos. En el caso de nuestros políticos toda su actividad se centra en atacar a los partidos de la oposición y en mantenerse en su puesto.
Si has escuchado por ejemplo los discursos de la campaña electoral en Cataluña, te darás cuenta que son discursos vacíos.
Si uno quiere ser elegido tendría que plantear una oferta: con unos sueldos X, un personal Y y un presupuesto de gastos Z, me comprometo a tales cosas, en el plazo de cuatro años, con revisiones anuales que pueden determinar la cancelación del contrato.
De esta forma los electores analizarían las ofertas y en una votación de listas abiertas los ciudadanos podrían decidir las personas que gestionarían su dinero. Esta sería una forma por la que los ciudadanos fijarían sueldos de políticos, gastos en inversiones y controlarían el cumplimiento de objetivos.

Pero eso es inalcanzable Pedro.

No lo es Juan. Esto es lo que llamaba Kant, una idea regulativa. Algo que no podemos asegurar desde un punto de vista teórico que va a tener lugar, pero tampoco que no va a realizarse nunca. Ya verás como si los ciudadanos lo pedimos con insistencia al final podremos exigirlo.

Estás soñando Pedro. Los ciudadanos cuando dan su voto no lo hacen a personas sino a intereses. Los ayuntamientos y muchos empresarios están interesados en que gane su partido, no una idea. De esta forma seguirán beneficiando a sus amigos y familiares y las empresas lograrán unos suculentos contratos.

Lo triste Juan ya no es que los políticos sólo piensen en seguir en sus puestos y evitar que les controlen. Lo triste es que nuestra sociedad española lo acepte.
Vamos a ver en el debate Montilla-Mas de mañana en TV3 a las 22.30 el contenido de sus programas y la universalidad de sus apuestas. Estaré atento para ver si Montilla habla de reducir el número de embajadas (casi 70), que tiene Cataluña en el mundo, si habla del gasto que suponen pagar a los delegados de las mismas sueldos de 85.000 euros anuales y si hace algún comentario sobre el hecho que el delegado de la Casa de Cataluña en París Apelles Carod-Rovira, sea el hermano del vicepresidente catalán

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.