Hombre de a pie

enero 19, 2010

GOBIERNO MUNDIAL + EJÉRCITO HUMANITARIO O SOLUCIÓN QUÍMICA

Anoche tuve un sueño extraño y maravilloso. Habían tenido lugar acontecimientos importantes y el mundo había cambiado.

La complejidad de los problemas a escala mundial había llegado a situaciones insostenibles. Las relaciones entre países a nivel comercial y estratégico que estaba basada en la fuerza y en la que los gobiernos gastaban enormes cantidades de los presupuestos de las naciones, en gastos con ejércitos y armas, no se podían mantener. Los hechos importantes que habían cambiado el mundo eran, la creación de un GOBIERNO MUNDIAL y un EJÉRCITO HUMANITARIO.

El gobierno mundial controlaba los gobiernos de las naciones y tenía potestad para no solamente “condenar” como hace ahora Naciones Unidas, sino también “sancionar”.

El ejército de los diferentes países y su arsenal de armas había sido sustituido por un ejército humanitario mundial que actuaba en la solución de problemas causados por desastres naturales, como terremotos, inundaciones, huracanes etc. y también de forma regular en el desarrollo y recuperación de los países sumidos en la pobreza.

Las dos medidas, gobierno mundial y ejército humanitario, habían tenido una buena aceptación y muy pronto a se había constatado sus ventajas frente al viejo sistema.

El gobierno mundial y la desaparición de los ejércitos nacionales armados habían permitido la supresión de los abusos que tenía lugar en el viejo mundo, por parte de los países ricos y con fuerte arsenal armamentístico. El mantenimiento del ejército humanitario mundial tenía un coste para los países mucho más bajo que el que antes soportaba cada uno a nivel nacional y tenía por otra parte notables beneficios.

Era un mundo de ensueño. Un mundo maravilloso.

Me desperté.

Toqué la sábanas, abrí los ojos y me di cuenta que estaba en el viejo mundo.

Recordé el sueño y me dio alegría. Probablemente las noticias sobre el envío de soldados a Haiti como ayuda humanitaria propiciaron este sueño.

No era un sueño descabellado, era un sueño posible y había que luchar para que fuera real en muy poco tiempo.

Pensé que los políticos actuales debían proponerse alcanzar este sueño como meta a corto plazo. Si los políticos no fueran capaces de lograrlo, habría que plantear la solución química que sugirió un estudiante en un examen final.

El profesor preguntó al alumno:

¿Cuál es la diferencia entre disolución y solución?

El alumno respondió:

Si colocamos a dos políticos en un tanque con ácido, para que se disuelvan, eso es una disolución, pero si los colocáramos a TODOS, eso sería una “SOLUCIÓN”

Anuncios

Blog de WordPress.com.