Hombre de a pie

octubre 29, 2010

BAJO PRESIÓN PSICOLÓGICA

Filed under: Relatos — hombredeapie @ 3:04 pm
Tags: , , , ,

Tenía la sensación que alguien la seguía. Procuró no caminar más rápido y mantener un aspecto de naturalidad. No estaba segura, pero el miedo que la embargada era una prueba de que aquel presentimiento era cierto.
Se detuvo un momento frente a un escaparate y en el reflejo del cristal no pudo observar nada extraño. Siguió caminando.
Un poco más adelante había un semáforo y pensó que sería una buena ocasión para que en el caso que la siguieran aumentar la distancia. Esperó a que la luz naranja parpadeara para cruzar rápidamente. Apenas estuvo al otro lado de la calle se sintió aliviada. En la siguiente esquina torció a la derecha y aceleró el paso para dirigirse a su casa.
Después de unos pocos minutos estaba casi entrando en el patio de la finca en la que vivía. Miró a un lado y a otro y no había nadie de quien sospechar. El ascensor que correspondía al bloque de su vivienda estaba el fondo y todavía tuvo que caminar un poco. Una vez dentro del ascensor pulsó el botón para subir al piso 7. Al llegar, la puerta se abrió y alguien había en el rellano. Titubeó un instante antes de salir del ascensor pero se tranquilizó cuando su vecino se puso a hablar con esta persona. Puso la llave en la cerradura, abrió la puerta de su casa, encendió la luz y se sintió aliviada. Pasó al salón encendió todas las luces y se sentó en un sillón.
Se sentía nerviosa y disgustada ¿Cómo había podido tener esa sensación de ser perseguida y haber pasado miedo? Esa noche le costó dormirse. Trataba de mirar un punto por encima y por detrás de ella para inducir el sueño, pero estaba nerviosa y se durmió tarde.
A la mañana siguiente después de oír el despertador se quedó dormida todavía un rato y por ello llegó tarde a la oficina. Se sentó en la mesa, puso en marcha el ordenador y al ojear el correo, en el mensaje de una compañera pudo leer: NO NOS RENUEVAN EL CONTRATO.

Anuncios

septiembre 25, 2010

MOMENTOS DE TERROR

Filed under: Relatos — hombredeapie @ 8:06 am
Tags: , ,

Acababan de llegar a un país extranjero y habían alquilado un piso en la cuarta planta de un edificio de veinte alturas. El padre, con un niño de cinco años y un bebé de un año, se adelantó hasta el ascensor de la finca. La madre con la niña iba mucho más atrás. El padre pulsó el botón para llamar al ascensor. La puerta se abrió rápidamente y el niño entró en él. El padre tuvo alguna dificultad en hacer avanzar el cochecito con el bebé para entrar en el ascensor y vio cómo la puerta se cerraba.


El ascensor estaba programado para cerrar puertas en unos segundos si la célula fotoeléctrica de la puerta no detectada la entrada de otra persona y con rapidez subir al piso 20 si no se pulsaba algún otro piso desde el interior.

Sin poder hacer nada, el padre pudo ver cómo en la pantalla se mostraba que el ascensor llegaba al piso 20. Pulsó el botón para que el ascensor bajara a la planta baja. De nuevo en la pantalla los mismos números iban cambiando 19 18 17 16……. El ascensor llegó a la planta baja. La puerta se abrió y no había nadie dentro. El padre empujó el cochecito con el bebé y pulsó el número 20. Los números de la pantalla iban cambiando otra vez, nuevos números 1 2 3 4 ……Los segundos parecían horas. El tiempo en ocasiones parece una eternidad. En la pantalla apareció el número 20. La puerta se abrió y allí estaba el niño, con el miedo en su rostro y las lágrimas aflorando en sus ojos.

septiembre 15, 2010

LOS ENCIERROS DE TOROS

Filed under: Diálogos — hombredeapie @ 7:00 pm
Tags: , , , ,

Hola Pedro. He estado a punto de no venir a charlar contigo porque siempre acabamos hablando de política y estoy francamente desanimado.
Me he acordado que cuando yo era niño había un señor, en el pueblo de mi madre, que ante cualquier problema exclamaba: “si me dejaran mandar durante una semana, arreglaba el mundo”. Pues bien, cuando veo el mundo de hoy y nuestros políticos pienso que esto no hay quien lo arregle.

No seas pesimista Juan. Lo que ocurre es que no se toman las medidas apropiadas para resolver los problemas. Por ejemplo se habla ahora mucho de los encierros de toros y el toro de la vega. Unos dicen que es cultura de siglos y que no se puede perder. Es como si dijeran que la bestialidad del circo romano que duró siglos tuviera que haber continuado después de la caída del Imperio Romano por esa razón. Por otro lado los antitaurinos hablan de crueldad con el animal y claro no hay acuerdo. Yo pienso que el gobierno debía dar libertad para muchas cosas, pero plantear todo en el terreno práctico. Los encierros cuestan vidas. Mucha gente resulta herida y tiene que ser hospitalizada y hay casos de personas que quedan con minusvalías y no pueden trabajar el resto de sus vidas. Decimos que hay sobrecarga en la sanidad pública en España y nosotros la sobrecargamos con actividades de riesgo.
Es cierto que unos están a favor y otros están en contra de estas fiestas, pero los gastos que generan los pagamos también estos últimos. Creo Juan que se tendría que hacer caso a algunos que dicen “el que quiera que venga y el que no le guste que no venga”. Muy bien, pero que los que van que se paguen un seguro privado de accidentes. Tanto el que corre los encierros, por supuesto un seguro mucho más caro, como el que ve el encierro detrás de las vallas, porque también los toros embisten a esta gente. Te aeguro que con medidas como ésta se solucionarían muchos problemas.
Un amigo mío ha hecho un curso de buceo y ha tenido que hacerse obligatoriamente un seguro. ¿Crees tú que los encierros son menos peligrosos? Lo que ocurre es que los políticos tienen miedo a tomar medidas que le resten votos. Esa es la cuestión.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.